Wilhelm Keitel (al centro) riendiéndose ante Aliados y soviéticos en Berlin. A la izquierda de la imagen, el general Stumpff en nombre de la Luftwaffe, a la derecha el almirante Carl von Friedeburg representando a la Kriegsmarine.

Suicidio de Hitler y rendición alemana
En la mañana del 30 de abril de 1945, percatándose de que todo estaba perdido, Adolf Hitler se suicidó en su búnker de la Cancillería del Reich junto con su amante de muchos años y por un día su esposa, Eva Braun. En su último testamento, Hitler nombró a sus sucesores: el almirante Karl Dönitz como el nuevo Reichspräsident (Presidente de Alemania) y al Ministro de Propaganda Joseph Goebbels como el nuevo Reichskanzler (Canciller de Alemania). Sin embargo, Goebbels se suicidó con su esposa al amanecer del 1 de mayo, dejando a Dönitz orquestar las negociaciones de rendición.
Para el 30 de abril el almirante Dönitz no se hallaba en Berlín sino en el pequeño puerto de Flensburg, cerca a la frontera danesa a orillas del Báltico, donde se había trasladado el último cuartel general de la marina de guerra alemana; enterado de la muerte de Hitler, Dönitz nombró al diplomático Schwerin von Krosigk como nuevo Reichskanzler, con autoridad sobre las zonas de Alemania donde aún no habían entrado aliados o soviéticos.

Mientras tanto en Italia las tropas alemanas controlaban solo la zona cercana a los Alpes y algunas localidades menores, después que una insurrección masiva de partisanos y el avance estadounidense los expulsaran de las principales ciudades del Norte de Italia. Tras meses de negociaciones no autorizadas por Hitler, el 1 de mayo, el general de la SS, Karl Wolff, y el Comandante en Jefe del 10º Ejército de la Wehrmacht, el general Heinrich von Vietinghoff, ordenaron a todas las fuerzas armadas alemanas en Italia cesar las hostilidades y firmaron un documento de rendición que estipulaba que todas las fuerzas alemanas en Italia se rindiesen incondicionalmente ante los Aliados el 2 de mayo; en ese documento se especificaba también la rendición de las tropas italianas neofascistas que obedecían a la República Social Italiana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s